Asesino serial de Tamuín podría salir libre

Datos para página de portada
Galeria Noticia

El presunto homicida fue absuelto de uno de los 5 asesinatos que se le imputan. El caso será llevado ante a la Suprema Corte de Justicia de la Nación 

Audio: 
02 de septiembre, 2016
Versión PDF
Rocío López

 

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- Sandra Campuzano, madre de una de las 4 menores víctimas del asesino serial de Tamuín, asegura que recurrirá a todas las instancias legales para que se haga justicia por el homicidio y violación de su hija, luego de que el Juzgado Primero del ramo penal en Ciudad Valles le informara que el asesino confeso, fue declarado inocente de ese crimen.

El 24 de mayo de 2011, Adriana Martínez Campuzano de 13 años de edad, desapareció cuando iba a la secundaria, 18 días después su cuerpo fue encontrado en el camino al aserradero en la comunidad de Santa Elena en el municipio de Tamuín.

La menor de 13  de edad, tuvo la mala fortuna de conocer a Filiberto Hernández, el asesino confeso, maestro de zumba y catequista, cuando realizaba una campaña en las calles del pueblo para recaudar fondos como candidata a reina en la secundaria en donde estudiaba. "Esto lo supe tiempo después, una amiga de mi hija me lo contó, él se acercó a bordo de una camioneta y le habló, le dijo que estaba muy bonita y que le diera su teléfono, su amiga me dice que mi hija se espantó y le dijo que no", narra Sandra Campuzano.

Después de ese encuentro Adriana nunca volvió a ser la misma "estaba distraida, triste, pero nunca me dijo que ese hombre la estaba siguiendo y hostigando". 

Desde el año del 2014 cuando fue capturado Filiberto Hernández, quien confesó el crimen y quedó asentando en la averiguación,  el Centro de Atención a Víctimas del Delito en ese tiempo encabezado por la ahora diputada Martha Orta, solicitó a las madres de las 4  menores ultrajadas y asesinadas, se entregara una carta poder para que esta institución del gobierno de San Luis Potosí, integrara el expediente y diera seguimiento a la sentencia del criminal, "por la ineptitud de ellos y su forma déspota, el asesino de mi hija fue absuelto".

Filiberto el maestro de zumba, confesó que de la única muerte que se arrepintió fue de la de Adriana, en su declaración narró que la menor de 13 años se defendió y él la golpeó en la cabeza y mientras estuvo desmayada abusó sexualmente de ella. Cuando Adriana despertó e intento huir la golpeó nuevamente, le puso una bolsa en la cabeza, la estranguló y para deshacerse del cuerpo lo envolvió en una colchoneta y lo tiró en una brecha. Esto no fue suficiente para que la sentencia fuera condenatoria, según la resolución emitida en el año 2015  en el estado de Durango en donde está recluído, faltaron elementos de prueba para inculparlo.

El asesino serial de Tamuín, según copias del expediente que Sandra Campuzano tiene en su poder, también confesó la muerte de otras tres menores de 15, 12 y 9 años de edad y el de una joven de 30 años. Sin embargo según la información que  proporcionaron a las madres de las víctimas, Filiberto Hernández, actualmente aporta pruebas para demostrar su inocencia de  4 casos, porque ya fue absuelto por el homicidio y violación de Adriana Martínez Campuzano.

Sandra Campuzano,llevará el caso de su hija ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para revertir la sentencia que absolvió a  Filiberto Hernández asesino confeso de la menor, y otras 4 niñas. También presentará una denuncia ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos contra el gobierno del Estado de San Luis Potosí por las omisiones en las que hayan incurrido los representantes legales del CAVID, contra quienes ya se interpuso una  querella  ante la CEDH  por el trato déspota con el que presuntamente trataron a las madres de las víctimas.

Ante el temor de que el sujeto que presuntamente asesinó y violó a sus hijas logre quedar en libertad, exigen a las autoridades estatales se brinde el apoyo necesario a las familias de las víctimas a través del CAVID.