Obtienen biocombustible con acuaponia

Datos para página de portada
Galeria Noticia

La acuaponia consiste en agregar alimento a los peces, los cuales generan residuos

11 de septiembre, 2018
Versión PDF
Redacción

 

Ciudad de México.- Estudiantes de la Universidad del Valle de México (UVM) y de la Universidad Privada del Norte de Perú utilizan la acuaponia, equilibrio sustentable de producción de plantas y peces, para la producción de biocombustible.

La acuaponia consiste en agregar alimento a los peces, los cuales generan residuos, éstos llegan hasta las plantas por medio de una bomba que alimentan a las plantas por su alto contenido de nutrientes; al tomar estos nutrientes, las plantas limpian el agua regresándola así a los peces. Este sistema es utilizado principalmente para la producción de plantas comestibles.

En un comunicado, la institución educativa informó que los jóvenes son estudiantes del área de ingeniería y ambiental y pertenecen a la UVM, campus San Rafael, así como de dicha universidad peruana.

El académico y tutor del proyecto, Jorge Ojeda, explicó que la generación de biocombustible es a partir de la propagación de la especie vegetal Jatrofa, que crece en México, que es de fácil manejo y que se adapta a diversos climas; su semilla contiene cerca de 40 por ciento de aceite que al ser extraído puede convertirse en biodiesel.

“Al agregar alimento a los peces, estos consumen parte de la materia orgánica y también generan residuos; estos residuos pasan por un filtro, el cual es la base de la especie vegetal, en este caso la Jatrofa, utilizada para generar el biocombustible”, añadió el docente.

El proyecto también pretende impulsar el cultivo de peces de manera sustentable a través de un biorreactor que puede ser empleado como sistema de degradación de materia orgánica proveniente de los desechos de peces y el residuo de su alimento, beneficiando así al medio ambiente de la zona, puesto que “es un sistema de degradación biológica que incluso puede deteriorar fertilizantes, materia orgánica y sorción de plaguicidas”.

Asimismo, los jóvenes universitarios podrían desarrollar con este proyecto peceras de ornato, en el cual habría un efecto sobre el ciclo de operación de la pecera, ya que no necesita estar cambiando el agua y, por tanto, no cambia el ecosistema en que viven los peces, lo cual lo hace sostenible pues no gasta agua, además que cualquier persona pude manejar el biorreactor.