La ciencia en Colima, frente al reto financiero

Seccion: 
Datos para página de portada
Galeria Noticia

Las carencias en materia de infraestructura no han permitido el desarrollo idóneo de la investigación científica

05 de junio, 2018
Versión PDF
Redacción

 

Colima.- La escasez de recursos económicos, la insuficiencia de personal y las carencias en materia de infraestructura no han permitido el desarrollo idóneo de la investigación científica en esta entidad. El titular de la Coordinación General de Investigación Científica (CGIC) de la Universidad de Colima (Ucol), Alfredo Aranda Fernández, y la jefa de la División de Estudios de Posgrado e Investigación del Instituto Tecnológico de Colima (ITC) —perteneciente al Tecnológico Nacional de México (Tecnm)—, Ramona Evelia Chávez Valdez, coinciden en que el problema fundamental es el financiamiento, que en ocasiones impide obtener los resultados esperados.

Aranda Fernández ejemplifica que por su alta exposición a fenómenos vulcanológicos, sísmicos e hidrometeorológicos, esta región es considerada un laboratorio natural para los estudios relacionados con el área de las ciencias de la Tierra, pero en el caso del Volcán de Colima la falta de recursos ha provocado que una parte de los esfuerzos de la Ucol quede únicamente en la labor de monitoreo de la actividad volcánica.

Por tanto, apunta el académico, ante la insuficiencia del apoyo financiero de las autoridades a las tareas de vigilancia del volcán, la Ucol ha destinado a esa labor recursos humanos y materiales que podrían apoyar otros aspectos en el ámbito de investigación, donde siempre hay necesidades.

Aunque el monitoreo es indispensable para la investigación, comenta, es un aspecto muy técnico que implica tener estaciones, equipos y estar revisando la información, que es un insumo para los tomadores de decisiones y para los investigadores.

A juicio de Alfredo Aranda Fernández, quien es doctor en física por la Universidad de Texas, los científicos deben continuar realizando el monitoreo volcánico, pero propone que los gobiernos de todos los niveles integren un fondo económico para que estas tareas se lleven a cabo, con el fin de que la universidad pueda canalizar sus recursos a hacer más investigación.