Por miedo, nuevas generaciones marginan el uso de herbolaria maya

Seccion: 
Datos para página de portada
Galeria Noticia

Los jóvenes no creen en sus beneficios y optan por consumir la "medicina moderna”

 

08 de enero, 2019
Versión PDF
Redacción

Mérida. Las nuevas generaciones se resisten a utilizar la medicina tradicional maya por miedo y desconocimiento de sus beneficios, lo que ha marginado este conocimiento ancestral, declaró el especialista en herbolaria, Emilio Guadalupe Chan Sanguino.

En entrevista, aseguró que a pesar de que su consumo es más económico y menos dañino para el organismo, las nuevas generaciones prefieren el uso de la medicina alópata.

Con más de 40 años de experiencia, Chan Sanguino afirmó que existen plantas que previenen y curan todo tipo de enfermedades, hasta las más recientes como el chikungunya y el zika.

“Una mezcla de varias hierbas en una infusión es suficiente para que se alivien los síntomas de esas y otras enfermedades. El ser humano es el que ha ido cambiando, las plantas no cambian”, consideró.

“Para prevenir el zika y el chikungunya yo preparo árnica con miel, limón y me lo bebo. También está la resina de ramón, de jabín, que estén tiernos. Hay muchas hierbas para curar y prevenir enfermedades, lo único que tiene que hacer la gente es acercarse a los médicos tradicionales”, enfatizó.

Expuso que las nuevas generaciones rechazan las plantas medicinales pues no creen en sus beneficios y optan por consumir la "medicina moderna”.

“Es sabido que la gente que toma muchas pastillas luego empieza a padecer problemas de los riñones, en la vesícula o en la vejiga, cosa que no pasaría si se usara las plantas medicinales”, reiteró.

Mencionó que la medicina ancestral maya aún tiene presencia en el oriente y sur de Yucatán, específicamente en municipios como Sotuta, Valladolid, Yaxcabá y Peto, y en el caso de Campeche, en municipios como Hopelchén, Xpujil, entre otros.

Chan Sanguino destacó que además de ser efectivo y amigable con el organismo, los productos hechos a base de plantas son más económicos.

Citó como ejemplo, un frasco preparado para la tos y otro para las piedras o cálculos en los riñones cuestan entre 50 y 40 pesos, respectivamente.

“Para los diabéticos hay medicinas sin azúcar, igual para los hipertensos, muchas enfermedades se dan por los excesos de comida o en los alimentos que consume el ser humano. Lo importante es perderle el miedo a la herbolaria, los antepasados lo utilizaron y ha sido útil”, dijo.

Comentó que la medicina tradicional maya es lenta pero certera, no sólo te alivia momentáneamente como la moderna sino que te cura de manera efectiva.