Presidente de China asegura que su país se reunificará

Seccion: 
Datos para página de portada
Galeria Noticia

El mensaje de Xi Jinping inició el descongelamiento de las relaciones entre China y Taiwán

02 de enero, 2019
Versión PDF
Redacción

Beijing.- El presidente de China, Xi Jinping, señaló hoy en un mensaje en referencia a Taiwán, que el país asiático debe reunificarse y lo hará, además de que el tema es un asunto interno de China y no admite interferencias externas.

Xi, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central, hizo estas declaraciones en una reunión para conmemorar el 40 aniversario de la emisión del mensaje a los compatriotas de Taiwán.

Ese mensaje inició el descongelamiento de las relaciones entre China y Taiwán, cuya independencia Beijing desconoce y la llama provincia rebelde.

El mandatario llamó a los chinos a través del Estrecho de Taiwán, a los chinos del país y de ultramar, para que trabajen juntos por el bien superior de la nación y sigan la corriente de la historia, con el fin de impulsar conjuntamente el desarrollo pacífico de las relaciones a través del Estrecho y avanzar en el proceso hacia la reunificación pacífica de China, destacó Xinhua.

Los asuntos del pueblo chino deben ser decididos por el pueblo chino, afirmó Xi, que destacó que la cuestión de Taiwán afecta a los intereses fundamentales de China y al sentimiento nacional del pueblo chino.

La reunificación de China no perjudica a los intereses legítimos de ningún país, tampoco a sus intereses económicos en Taiwán, defendió.

Agregó que lo único que hará será ofrecer más oportunidades de desarrollo a otros países, inyectar más energía positiva para la prosperidad y estabilidad en la región Asia-Pacífico y en el mundo.

Las relaciones oficiales entre Beijing y Taipéi quedaron suspendidas en 1949 después de que las fuerzas del partido nacionalista chino Kuomintang, encabezado por Chiang Kai-shek, sufrieran una derrota en la guerra civil contra el Partido Comunista de China y se trasladaran a Taiwán.

Taiwán y China continental reanudaron a finales de la década de 1980 los contactos informales.

Beijing considera a Taiwán como su provincia rebelde y exige a los países con los que mantienen relaciones diplomáticas negárselas a Taiwán.

La víspera la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen señaló que Beijing debe de reconocer la existencia de Taiwán, así como respetar los valores de la democracia y libertad de los 32 millones de taiwaneses.

En su mensaje de Año Nuevo añadió que Beijing también debe resolver las diferencias entre ambas partes del estrecho de Taiwan de una manera respetuosa y equitativa, así como dialogar con el gobiero taiwanés o un reptresentantes oficial de este.

Se trata de "cuatro debe" que conforman la base vital para el desrrollo positivo de las relaciones a través del estrecho taiwanés, dijo Tsai.