Despliegan Ejército de Sudán elementos en la capital Jartum

Seccion: 
Datos para página de portada
Galeria Noticia

Aumenta el número de ciudadanos que se han sumado a la protesta ante la sede del Ministerio de Defensa

12 de abril, 2019
Versión PDF
Redacción

Jartum.-  Tropas del Ejército sudanés se desplegaron hoy en torno al Ministerio de Defensa y en las principales avenidas de Jartum, así como en carreteras y puentes clave a primera hora de la mañana, mientras miles de manifestantes siguen protestando contra el presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, informaron medios locales.

La televisión pública sudanesa está emitiendo música militar, con el logotipo del Ejército en pantalla, antes del pronunciamiento de la comandancia de las Fuerzas Armadas, en medio de las especulaciones sobre un intento de golpe de Estado para derrocar a Al Bashir tras meses de protestas en su contra.

El presidente de Sudán, Omar Hasán Ahmad al Bashir, ha dimitido tras meses de violentas protestas populares, según reportó el canal emiratí Al-Hadath citando fuentes gubernamentales del país africano.

Mientras el país espera el anuncio, aumenta el número de ciudadanos que se han sumado a la protesta ante la sede del Ministerio de Defensa, una sentada que se mantiene desde el sábado y donde los manifestantes están coreando "¡Ha caído, hemos ganado!".

Las manifestaciones en Sudán alcanzaron su punto crítico el pasado fin de semana, cuando fue establecida la acampada para presionar al Ejército y que este fuerce la dimisión de Al Bashir, un militar que accedió a la presidencia en 1989 mediante un golpe de Estado.

El Comité Central de Médicos de Sudán, un sindicato opositor, elevó a 22 el número de muertos desde el sábado, cuando los manifestantes decidieron pasar la noche en la calle y dar comienzo a la sentada.

Otras 153 personas resultaron heridas, muchas de ellas están en estado crítico, por lo que las víctimas mortales podrían aumentar, indicó el sindicato de médicos.

Las protestas se desataron a mediados de diciembre por la carestía y la inflación, pero pronto se tornaron en contra del presidente Al Bashir, que de momento parece contar con el apoyo de todas las instituciones.