Ciudad de México

Tras la explosión se generó una enorme fumarola de más de dos kilómetros de altura