Denuncian a CAVID por posible liberación de asesino serial de Tamuín

Datos para página de portada
Galeria Noticia

La denuncia se interpuso en la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Ciudad Valles y el caso será llevado a instancias federales.

07 de septiembre, 2016
Versión PDF
Rocío López

 

Ciudad Valles, San Luis Potosí.- Sandra Campuzano madre de una de las niñas víctimas del asesino serial confeso de Tamuín detenido en el año 2014, interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos con sede en Ciudad Valles contra el Centro de Atención a Víctimas del Delito del Gobierno del Estado, CAVID, por las omisiones en las que hayan incurrido los abogados que representaban a las madres de las víctimas, al no dar seguimiento legal al proceso penal contra Filiberto Hernández y un juez decretara en su favor un auto de libertad por el homicidio calificado, de Adriana una menor de 13 años de edad, hija de Sandra Campuzano.

Las madres de las 4 niñas y una joven que fueron violadas y asesinadas en el municipio de Tamuín, entregaron una carta poder al CAVID en el año 2014, para que este organismo llevara a cabo las diligencias para demostrar la culpabilidad del inculpado.

El poder notarial se otorgó una vez que se le había dictado auto de formal prisión a quien en ese tiempo había confesado los crímenes que perpetró desde el año 2010, cuando se reportó la primera desaparecida. 

Sandra Campuzano asegura que los representantes legales del CAVID "no hicieron nada, se olvidaron del caso y es su responsabilidad que se haya absuelto al asesino de mi hija". Los abogados de Filiberto Hernández lograron revocar el auto de formal prisión y alegaron supuestas violaciones a los derechos humanos de su defendido, quien días después de su detención y una vez que señaló en donde se encontraban los cuerpos de las niñas asesinadas y cómo cometió los crímenes, se retractó y dijo que había sido torturado para declararse culpable, pese a que los cuerpos de las menores y la joven desaparecida fueron encontrados en donde él dijo que los había arrojado.

El Juez Segundo del ramo penal en Ciudad Valles, había decretado auto de formal prisión en el año 2014  y el pasado 11 de diciembre el Juez Quinto penal en San Luis Potosí, le otorgó un auto de libertad por el homicidio de Adriana, que no fue notificado en tiempo y forma a Sandra Campuzano, quien se enteró de este auto, el pasado primero de septiembre de 2016.

Sandra Campuzano además interpondrá una queja contra el gobierno del estado de San Luis Potosí, ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos en la Ciudad de México y llevará su caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Las madres de las víctimas temen que el hombre que confesó el asesinato y violación de sus hijas quede en libertad, ya que uno de los expedientes con mayores pruebas era el de Adriana, la hija de Sandra Campuzano.

Además de las supuestas omisiones de los representantes legales del CAVID y de la entonces directora Martha Orta, hoy diputada local, las madres de las niñas muertas aseguran que han sido víctimas de malos tratos por parte de los abogados del CAVID, conductas que quedaron asentadas en la queja que interpuso ante la CEDH en Ciudad Valles.

 

 

 

 

i