Peculiar invitada a los XV años de Rubí

Datos para página de portada
Galeria Noticia

Una perrita labrador mixta rompió esquemas en la fiesta más esperada en el mundo, los XV años de Rubí.

Seccion: 
27 de diciembre, 2016
Versión PDF
Rocío López

 

Villa de Guadalupe, San Luis Potosí.- Max, una perrita de compañía emocional, viaja con su dueña Alma Clausen por el mundo, y la ayuda a escuchar. Fue una de las invitadas más llamativas en el XV de Rubí. Alma y su perra Max, viajaron más de 36 horas desde Tucson, Arizona, para llegar a la fiesta. Fueron invitadas desde meses antes de que el acontecimiento se hiciera viral. 

Alma recibió una notificación en la que la joven Rubí, invitaba a varios amigos en común a su festejo. Rubí les pidió a todos los que quisieran asistir que firmaran la página, y si recibían una confirmación de ella es que eran invitados. “A mi me invitó, me respondió cuando le puse mi nombre”, dice. 

Es así como Alma, y su perrita Max, pensaron en la posibilidad de viajar a México, aunque en un inicio no lo creían posible, cuando el evento se viralizó Alma tomó la decisión de asistir.  “Quería darle a mi mamá una sorpresa de regalo de navidad. Y como a mi mamá, le encantan las fiestas las quinceañeras, viajar, pues todo se lo combiné. Entonces, fui por ella hasta Hermosillo”, relata. 

La mujer originaria de Hermosillo, Sonora, se ha dedicado desde hace dos años a entrenar a su perra Max, para que sea su acompañante y asistente en las labores que a ella se le complican. Alma padece debilidad auditiva en uno de sus oídos, dice que tras años de entretamiento ha logrado que Max subsane estas carencias, por eso, es una compañía indispensable para sus viajes.  

“Ella me avisa cuando hay ruidos de los que yo no me percato. Además de que ella me cuida de personas, de extraños, de cualquier peligro, entonces ella siempre anda viajando conmigo, somos mochileras”, relata Alma. 

Para lograr el entrenamiento emocional, Alma se ha hecho autodidacta, asegura que ahora, incluso, piensa en entrenar a otros perros que puedan asistir a más personas. Dice que otro de sus sueños por cumplir, es lograr ser entrenadora profesional de otros perros de compañía, fiesteros como Max.